ADICCIÓN A CANDY CRUSH

El juego es simple, pero tremendamente adictivo. Consiste en crear filas o columnas con tres caramelos del mismo color.

Pero, ¿qué es lo que tiene este juego que lo hace tan adictivo? En primer lugar, es muy fácil de jugar. Inicialmente, el juego permite ganar y pasar los niveles con facilidad, proporcionando un fuerte sentido de satisfacción.

Las razones tienen que ver con la memoria a corto plazo y en las tareas incompletas. Cuando un jugador pasa un nivel de Candy Crush Saga lo olvida, pero cuando pierde, tiene la urgente necesidad de solventarlo porque se le queda «clavado» en la cabeza. Es ahí donde se genera la adicción.

El «efecto Zeigarnik»

Esta teoría demuestra el por qué los jugadores se hacen adictos a este juego. Al no terminar un nivel, no lo pueden olvidar y piensan en cómo superarlo, lo que les crea ansiedad que sólo pueden aliviar si vuelven a jugar, y, si no pueden, pueden padecer hasta síndrome de abstinencia.

 

 

 

 

¡Cuida tu salud y evita esta adicción! Recuerda que Prevenir es Vivir.