• El Popocatépetl echó
    una fumarola muy grande
  • Tu casa
    empieza a inundarse

Prevenir Desastres Naturales

No podemos predecir todos los eventos naturales, pero sí podemos evitar que se conviertan en desastres. Es necesario que sepamos qué hacer y cómo actuar en caso de una emergencia. Es muy importante que dentro de las empresas formemos brigadas de emergencia.

Los fenómenos naturales tienen diferentes formas, y aunque algunos causan más daño en comunidades pequeñas, todos afectan a miles de personas. Cada desastre que ocurre tiene efectos perdurables, se pierden muchas vidas humanas, se dañan propiedades, servicios y el daño al ecosistema es considerable. El precio es alto y lo pagamos todos, pero sobre todo las personas que viven en zonas de alto riesgo.

Ante cualquier desastre natural es importante mantener la calma, seguir las indicaciones de las autoridades pertinentes y contar con un plan de emergencia. En esta sección te daremos algunos tips que te ayudarán a formar un plan en caso de emergencia.

¿Qué hacer en caso de un sismo?

ANTES

  • Determine los objetos que puedan convertirse en un peligro durante un soismo, como, por ejemplo, cuadros, espejos, lámparas, macetas colgantes, etc. y reubíquelos o asegúrelos de manera que no puedan caerle encima de ocurrir un sismo.
  • Practique simulacros de terremoto. Cada miembro de su familia, oficina o escuela debería saber dónde colocarse en caso de un sismo; por ejemplo, debajo de un escritorio o una mesa fuerte.
  • Conozca dónde y cómo cerrar el paso de la electricidad, el gas y el agua en los interruptores y tomas principales.
  • Mantenga una reserva de alimentos y agua potable para al menos 3 días.

DURANTE

  • En lo posible manténgase tranquilo y permanezca en el interior mientras dure el terremoto.
  • Dé solo los pasos que le permitan colocarse debajo de un lugar seguro, como un escritorio o una mesa resistente.
  • Manténgase alejado de ventanas, vidrios, espejos, puertas exteriores o paredes y de todo lo que pueda caerle como lámparas y muebles.
  • Si no hay una mesa o escritorio cerca de usted, cúbrase la cara y la cabeza con sus brazos y agáchese lejos de ventanas y estanterías.
  • ¡Si usted está en…!
    La calle: aléjese los postes y los cables eléctricos.
    Un edificio: Métase debajo de una mesa o escritorio, alejado de ventanas y paredes exteriores. Permanezca allí hasta que haya pasado el movimiento. ¡NO use los ascensores!.
    El interior de un lugar concurrido como un restaurante o un cine: Quédese donde esté. No corra hacia las puertas. Aléjese de las repisas que contengan objetos que puedan caerle.
    Un carro en movimiento: Pare tan rápido como sea posible y quédese dentro del vehículo hasta que pase el temblor. Evite detenerse cerca o debajo de edificios, árboles, puentes o cables eléctricos. Si tiene que salir, esté pendiente de objetos que caigan, cables eléctricos caídos y paredes, puentes, etc.

DESPUES

Si queda atrapado en los escombros:

  • No encienda fuego.
  • Trate de no moverse ni levantarse.
  • Cúbrase la boca con un pañuelo o con su ropa.
  • Dé golpes en un tubo o la pared para que los rescatadores puedan encontrarlo.
  • Grite sólo como último recurso, ya que al hacerlo podría tragar cantidades peligrosas de polvo.
  • Sepa que después de un sismo, vendrán réplicas. Si el lugar donde se encontraba fue afectado por el primer temblor, evite volver a él. Estas réplicas por lo general son menos violentas que el sismo principal, pero suficientemente fuertes para causar daños adicionales a estructuras debilitadas.

1.- Verifique si hay lesiones. No intente mover a las personas que estén seriamente lesionadas, a menos que estén en peligro inmediato de muerte o nuevas lesiones.
2.- Si tiene que mover a una persona inconsciente, estabilice primero el cuello y la espalda, y luego pida ayuda inmediatamente.
3.- Si la víctima no está respirando, coloque cuidadosamente a la víctima en posición para administrarle resucitación de boca a boca.
4.- Mantenga la temperatura del cuerpo de la persona lesionada con una frazada, pero asegúrese de que no se caliente demasiado.
5.- Nunca dé líquidos a una persona inconsciente.
6.- Si la luz se corta, use linternas de batería. No use velas ni fósforos en el interior después de un terremoto, ya que puede haber fugas de gas.
7.- Inspeccione su hogar para ver si hay daños estructurales. Si tiene dudas acerca de la seguridad, haga que un ingeniero civil inspeccione su casa antes de regresar.
8.- Limpie el suelo de medicinas, blanqueadores, gasolina y otros líquidos inflamables derramados. Si se detectan vapores de gasolina y el edificio no está bien ventilado, salga inmediatamente. Si siente olor a gas o escucha un sonido de silbido o soplido, abra una ventana y salga.
9.- Corte la corriente eléctrica, si sabe o sospecha que hay daños. Cierre el suministro de agua en la toma principal si las tuberías de agua están dañadas. No baje el agua de los inodoros hasta que sepa que el alcantarillado está en buenas condiciones.
10.- Abra los gabinetes con cuidado, ya que los objetos pueden caer de los estantes.

PREVENCIÓN DE INUNDACIONES

Ante posibles emergencias originadas por lluvias intensas, conviene adoptar una serie de medidas previas que ayuden a evitar o, al menos, mitigar los efectos de las mismas.

Estas son algunas medidas de prevención que se debe adoptar en su vivienda:

  • Retirar del exterior de la vivienda, aquellos objetos que puedan ser arrastrados por el agua.
  • Revisar, cada cierto tiempo, el estado del tejado, el de las bajadas de agua de edificios y de los desagües próximos.
  • Colocar los documentos importantes y, sobre todo, los productos peligrosos, en aquellos lugares de la casa en los que el riesgo de que se deterioren por la humedad o se derramen, sea menor.
  • No estacionar vehículos ni acampar en cauces secos, ni a la orilla de ríos, para evitar ser sorprendido por una súbita crecida de agua o por una riada.
  • Mantenerse permanentemente informado a través de la radio y de otros medios de comunicación, de las predicciones meteorológicas y el estado de la situación.
  • Si llegara a inundarse la vivienda, es fundamental abandonar cuanto antes los sótanos y plantas bajas y desconectar la energía eléctrica utilizando, preferentemente, linternas para el alumbrado.
  • Si se encuentra en el campo, hay que alejarse de los ríos, torrentes y zonas bajas de laderas y colinas, evitando, a su vez, atravesar vados inundados.
  • Por el contrario, debe dirigirse a los puntos más altos de la zona.

Recuerda que las medidas de prevención nos ayudan a reducir el daño que puede derivarse de los desastres.

¡Cuidémonos y cuidemos a nuestros seres queridos, porque Prevenir es Vivir!

DESATRES NATURALES

Los llamados desastres naturales son fenómenos de distintos ámbitos de la naturaleza que, muchas veces, ocurren de forma inesperada, provocando todo tipo de daños para la humanidad. Ocurren de diferentes maneras y por diversos causales, provocando muerte y destrucción en todo el mundo.

Un desastre natural es aquél causado por la naturaleza. Así de simple y dentro de esta categoría encontramos por ejemplo desde volcanes, terremotos, huracanes, tifones, tsunamis o avalanchas a sequías o a edades del hielo, entre otras.

Por otra parte, hay otros desastres que también son el resultado de determinados aspectos de la naturaleza como algunas enfermedades, bacterias y virus, que obviamente, también se consideran como desastres de tipo natural.

Tipos de desastres naturales.

Los distintos tipos de desastres naturales que existen pueden clasificarse en cuatro grupos:

  • Hidrológicos
  • Meteorológicos
  • Geofísicos
  • Biológicos

Desastres naturales hidrológicos

Dentro de este grupo se clasifican a todos aquellos que se originan en el agua, es decir, en los mares y océanos del mundo. Ocurren como consecuencia de la acción de las aguas y los ejemplos más claros son el tsunami, inundaciones u oleajes tempestuosos.

Desastres naturales meteorológicos:

Este tipo de desastre natural puede darse en muchas variaciones y todas ellas están relacionadas con el clima. Estos pueden predecirse con cierta anticipación gracias a las modernas tecnologías que definen el comportamiento del clima y analizan la posibilidad de que lleguen a afectar un lugar determinado. Dentro de los desastres naturales meteorológicos tenemos por ejemplo los Tifones, frentes fríos y cálidos, el niño y la niña, tornados, tormentas tropicales, huracanes, nevadas, granizo, sequía e inundaciones por lluvia.

Desastres naturales geofísicos:

Son todos aquellos desastres naturales que se forman o surgen de las entrañas mismas del planeta Tierra o de la superficie terrestre. Dentro de este grupo podemos encontrar las avalanchas, derrumbes, tormentas solares, terremotos, erupciones volcánicas, incendios y hundimientos de tierra, entre algunos otros.

Desastres naturales biológicos:

Son provocados por alguna circunstancia especial dentro del reino animal y de algún modo afectan al ambiente y a la humanidad. El desastre natural biológico más importante y representativo es la tan compleja marea roja. Otros ejemplos pueden ser pestes, epidemias e infecciones como la fiebre porcina o la gripe aviar.

 

Los fenómenos naturales como las lluvias o tormentas son considerados desastres naturales cuando exceden el límite de lo que, en otras circunstancias, se consideran normales. Pero en todas estas calificaciones, al menos yo, encuentro ciertas falencias pues muchas veces, estos denominados desastres naturales son causados, en buena medida por el Hombre al alterar el medio ambiente.

La sobre explotación de los recursos naturales, la contaminación, el cambio climático y asentamientos en zonas no propicias para ello terminan teniendo mucho que ver con un desastre que luego, es “natural”.

Hay muchos factores con los cuales los seres humanos contribuimos a que se generen distintos desastres naturales, tomemos conciencia y prevengamos.

Recuerda Prevenir es Vivir.

¿Cómo actuar ante una inundación?

Ante posibles emergencias originadas por lluvias intensas, conviene adoptar una serie de medidas previas que ayuden a evitar o, al menos, mitigar los efectos de las mismas.

Estas son algunas medidas de prevención que se debe adoptar en su vivienda:

  •  Infórmate.

Mantente permanentemente informado a través de los medios de comunicación sobre las predicciones meteorológicas y el estado de la situación.

  •  Desconecta la energía eléctrica.

Si llegara a inundarse la vivienda, hay que abandonar cuanto antes los sótanos y plantas bajas y desconectar la energía eléctrica utilizando, preferentemente, linternas para el alumbrado.

  •  Evita las orillas de los ríos.

No aparques tu vehículo ni acampes en cauces secos, ni a la orilla de ríos, para evitar ser sorprendido por una súbita crecida de agua o por una riada.

  •  Dirígete al punto más alto.

Si estás en el campo, aléjate de los ríos, torrentes y zonas bajas de laderas y colinas, evitando, al mismo tiempo, atravesar vados inundados. Lo más aconsejable es dirigirse a los puntos más altos de la zona.

  • Conserva los documentos importantes.

Coloca los documentos importantes y, sobre todo, los productos peligrosos, en aquellos lugares de la casa en los que el riesgo de que se deterioren por la humedad, sea menor.

Algunos animales pueden predecir Desastres

Las señales que detectan las mascotas o animales de zoológico son mucho más sensibles que las de los humanos, por lo que una observación cuidadosa de sus reacciones puede ayudarnos a anticipar un temblor o cualquier otro desastre natural.

Los animales son más sensibles a los cambios que nosotros. Dependiendo de los animales, pueden ser sensibles al sonido, la actividad química, la temperatura, las vibraciones, la actividad electrostática y los campos magnéticos. Aunque no se sabe con certeza, se cree que los animales detectan el desastre antes de que ocurra a través de pequeñas variaciones que se dan, por ejemplo, previas a un terremoto, como pequeñas vibraciones del terreno o la liberación de gases nobles. Algunos animales son:

  •  Los gatos. Cambian fuertemente su comportamiento antes de un terremoto o erupción volcánica, ya que no solo captan los sonidos, sino que también cambios en la presión ambiental y la deformación del suelo.
  • Elefantes. En el tsunami que afectó las costas del océano Indico, especialmente Tailandia e Indonesia en 2004, se pudo ver como los elefantes se replegaban y huían hasta zonas de mayor altura horas antes que las olas golpearan tierra firme.
  •  Perros. En el terremoto y tsunami de Japón, muchos perros que se encontraban a más de 2300 kilómetros de distancia del epicentro mostraron bruscos cambios de comportamiento que evidenciaron una alerta.

A pesar de que los animales poseen agudos sentidos, podrían no ser suficientes para sustituir las alarmas sísmicas en la ciudad

Todos los Derechos Reservados · Cruz Roja Mexicana (2011-2015)